Quiosco

Por el simple hecho de ser más feliz


Cambiar. Se hace por necesidad algunas veces. Otras por obligación. También por placer. Llegó la hora de entender que por sobre todas las cosas, se cambia por privilegio.

Poder dar un paso más (sin importar en este caso la dirección) es sinónimo de estar vivos. Pero no en un sentido físico sino también emocional.

“Nuestra naturaleza está en movimiento. El reposo absoluto es la muerte”, bien afirma Blas Pascal. Morir en vida no es para mí. Y para vivirla, en toda la extensión de la experiencia (porque la palabra se queda corta) hay que cambiar: Dirigir la mirada a distintos horizontes, extender los brazos a otros brazos, incluso si son desconocidos.

Pero no confundamos el propósito de cambiar con huir, abandonar, borrar. La revista GLOW! de este mes decreta la maravillosa oportunidad que tenemos, diario, de reprogramarnos.

 

GLOW! 106.jpg

Porque no hay que olvidar ni negar, sino reconocer de qué estamos hechos para poder distinguir entre lo que queremos mantener y/o desechar de nuestra vida: incluye emociones, personas, actitudes…

Reprogramar exige conocernos mejor; reconocernos cada día, a veces hasta cada segundo. Reprogramarnos es la oportunidad de sabernos lo suficientemente poderosos como para fortalecer nuestra vida, insisto, física y emocional, y abandonar por voluntad propia lo que nos debilita y, por consecuencia, ya no nos pertenece.

En corto: reprogramar es querer darle vuelta a la página, seguros de que lo encontraremos en la siguiente nos hará más fuertes, más felices, con más GLOW!

PD: Este es el decreto #106. Te invito a disfrutar la edición completa, no sin antes advertirte que el cambio en ti no será opcional   ¡Ya me contarás!



Publicación más antigua Publicación más reciente





#KeepGlowingOn

¡Síguenos en Instagram!


GLOW! TV

¡Está de regreso!
Déjanos inspirarte desde la mirada hasta el alma...
Conduce: Lina Holtzman Warszawsky

Síguenos en YouTube