Quiosco

De la admiración al miedo

Está padrísimo que las mujeres se apoyen y se defiendan. Hablo en tercera persona porque en este caso hablo de ellas. Es decir, de las que se vistieron de negro el domingo por la noche. Pero estaría mejor si fuera real y no una estrategia mercadológica. Y más aún: política.

Hollywood entretiene. Y lo ha sabido hacer demasiado bien. Sin embargo, hoy a mí me parece que ha dejado claro que su interés no es nada más hacernos reír y llorar, sino lo que ellos quieren.

Ya me había cuestionado (no nada más antes de la alfombra roja de los pasados Golden Globes, el domingo pasado, sino desde que la industria del cine estadounidense se volcó a ventilar lo que siempre ha sucedido ahí y en todo el mundo: el acoso sexual) si se trataba de algo más que solamente el despertar del respeto hacia la mujer; si todo lo que gira alrededor del Time’s Up es una real muestra de sororidad o una implementación (muy buena) para decir/hacer algo más.

Hoy, dejo a un lado el romanticismo y la inocencia, y me apego a la segunda opción.

Muy lindo que Sarah Jessica Parker llame "hermanas" a sus colegas. Pero del dicho al hecho...

 

De hecho, bien publicamos en GLOW! (marzo, 2017) una profunda reflexión al respecto: Sororidad, ese lazo invisible para querernos, apoyarnos, defendernos y mimarnos entre nosotras. ¡Bravo por las que lo hacemos! A eso sí me sumo con certeza y orgullo.

 

Y luego llega la señora Oprah, a quien sin duda admiro y respeto al máximo, aunque hoy, confieso, le temo un poco o más bien muchísimo. Dije también en twitter: "El nivel de oratoria de Oprah no tiene comparación. Punto". Pero de ahí a que se convierta en Presidente...  ¡De qué hablan! ¡A mí me da miedo!

Perdón, Obama supo muy bien actuar en público. Sus redes sociales siempre en punto (como cualquier "influencer", pero con mucho más presupuesto, of course). ¿Sus discursos? ¡Magníficos! Me tocó presenciar uno de ellos, tras uno de los tantos atentados en su país. Aplausos de pie a quien lo dirigía (como a cualquier actor), porque la forma en la que se movió para aparentar estar llorando fue espectacular.

Digno merecedor de un Golden Globe y hasta del Oscar, ya que en esas estamos. Pero bueno, no voy a hablar más de él, salvo para recordar que cuando estuvo en campaña fue la misma Oprah quien más proselitismo hizo a su favor.

¿Ahora será al revés? No lo dudo. Como tampoco el hecho de que están preparando a Estados Unidos para que, más allá de Oprah, quien ocupe la silla en la oficina Oval lleve bien puestos los pantalones o una falda, lo que ella prefiera.

 

Por Lina Holtzman Warszawsky

Sígueme en:

www.facebook.com/LINAHOLTZMAN
www.twitter.com/linaglow
www.instagram.com/linaglow

¿Quieres saber más sobre la sororidad? Entra a:
www.glow.mx/sororidad


Publicación más antigua Publicación más reciente





#KeepGlowingOn

¡Síguenos en Instagram!


GLOW! TV

¡Está de regreso!
Déjanos inspirarte desde la mirada hasta el alma...
Conduce: Lina Holtzman Warszawsky

Síguenos en YouTube