Quiosco

Habrá un mundo en el que no existan culpables...

Ayer en la noche (y tan sólo es mi humilde opinión) más que música, los Grammy me ofrecieron confirmar quién soy

¡No no y no! No pertenezco a este nuevo feminismo. Yo me voy a seguir vistiendo de rosa y no de negro (como las chicas hollywoodenses lo hicieron en una pasada entrega de premios). Por supuesto que repelo a quienes acosan. Pero ojo: de las tres veces que yo he sido acosada fuertemente, una fue provocada por un hombre y dos por mujeres. Y tengo muchos testigos al respecto. Por eso, no, no iré por la vida acusando a los hombres, por el simple hecho de serlo.

 

"Tenemos que unirnos y no dejarnos de los hombres. Somos mujeres: hijas, hermanas, madres, colegas...”, dijo ayer una cantante (poco me impactó porque ni su nombre recuerdo). Solamente pensé en agregar que, algunas, también le entran a lo de acosadoras. "Podemos acabar con el abuso de poder", continuó así con su discurso. Y lo mismo hice yo, desde mi casa: “Amiga, tienes razón. Podemos y debemos. Pero tomando en cuenta que molestar/intimidar a alguien no es exclusivo de un solo género.

Pequeño recordatorio: No es con discursos que vamos a cambiar las cosas, sino predicando con el ejemplo. Acusar requiere valentía. Pero asumirnos parte de la solución, sin duda, es el resultado del amor propio. Y ese, es el mero bueno.

Por Lina Holtzman Warszawsky


Publicación más antigua Publicación más reciente





#KeepGlowingOn

¡Síguenos en Instagram!


GLOW! TV

¡Está de regreso!
Déjanos inspirarte desde la mirada hasta el alma...
Conduce: Lina Holtzman Warszawsky

Síguenos en YouTube