Quiosco

Rompiendo la brecha digital de género

La llamada brecha digital es una realidad de nuestros tiempos. Sin embargo, más allá de las diferencias (tantas veces abismales) motivadas por circunstancias sociales, económicas, políticas y hasta geográficas

La llamada brecha digital es una realidad de nuestros tiempos. Sin embargo, más allá de las diferencias (tantas veces abismales) motivadas por circunstancias sociales, económicas, políticas y hasta geográficas, existe una forma de fisura en este campo que divide a los hombres de las mujeres.  Así, no solamente las oportunidades de acceso a la tecnología sino a educación y empleo en ésta son desiguales claramente para unos y otras.  A este escenario nada halagüeño se le llama brecha de género.

Por fortuna, mujeres como la recientemente fallecida Jean E. Sammet, pionera en el diseño de lenguajes de programación como COBOL y una de las primeras ingenieras de software de la historia han allanado el camino en pro del empoderamiento de la mujer en el mundo de las tecnologías.

Por su parte, hace un par de años, Inglaterra se convirtió en el primer país europeo que incluyó la informática entre las asignaturas escolares obligatorias. Israel y Corea del Sur presumen hoy los programas educativos sobre informática más ambiciosos del orbe. Esos son avances que el resto del mundo debería adoptar si se quiere llegar a ser ciberalfabetizado en el 2020, año en que ya lo decía Anita Borg (ingeniera que en 1994 fundó la Celebración Grace Hopper de las Mujeres en la Informática con el objetivo de impulsar la incorporación de las mujeres en el mundo de la tecnología, y en 1997 fundó el Instituto de la Mujer y la Tecnología, organismo que en su honor pasó a denominarse Instituto Anita Borg de la Mujer y la Tecnología), sería deseable que la equidad de género (50-50) se viera reflejada en los puestos de trabajo relacionados con la programación y la ingeniería de sistemas. Por cierto, en 1987, Anita fundó Systers, la primera red de correo electrónico para las mujeres dedicadas a la tecnología. Entre otros aciertos, Systers consiguió que Mattel eliminara del repertorio verbal de Barbie la frase “las matemáticas son difíciles”.

 

 

 

Dorothy Vaughan, Mary Jackson y Katherine Johnson han sido recordadas en la película Hidden Figures (Melfi, 2016). Se trata de tres mujeres afroamericanas, expertas en matemáticas que trabajaron en la NASA. Ellas hicieron posible que en 1962, John Glenn fuera el primer hombre en recorrer una órbita completa alrededor de la tierra. En 2015, Katherine Johnson ganó la Medalla Presidencial de la Libertad.

Sólo la equidad y la igualdad podrían hacer que se cumpla con la frase de Rossana Fuentes-Berain (fundadora de México Media Lab S21): “la tecnología es neutra… sí, pero debemos asegurarnos de que la estemos utilizando de manera humanista”.

Mientras tanto en México

Desde hace un par de décadas, en nuestro país se ha acelerado la utilización de la tecnología y las tecnologías de la información (TIC) entre las mujeres. Sin embargo, aun hay mucho por hacer. Así lo piensa Grace Quintanilla, Directora del Centro de Cultura Digital (CDMX), que junto con la Oficina de la Presidencia de la República, lanzó en 2016 CódigoX, una iniciativa que persigue integrar a las mujeres (niñas, adolescentes y adultas) en áreas tecnológicas donde tradicionalmente han predominado los hombres. “Si las mujeres no se familiarizan con las tecnologías de la información y la comunicación”, puntualiza Grace, “corren el riesgo de quedar económicamente relegadas”. Es así de importante.

Por su parte, Mariel García Montes, filósofa y entusiasta usuaria de las TIC está muy interesada en que las y los jóvenes se valgan de las nuevas tecnologías para promover un gran cambio social. Con cierta frecuencia, Mariel es ponente en foros de Voices of Youth (UNICEF) y también ha sido asistente de investigador en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés).

A estas iniciativas mexicanas se une Epic Queen que en la práctica (cursos y talleres) ha demostrado que solo es cuestión de manejar las nuevas tecnologías para que las mujeres se integren al mercado de éstas. Por ello, decidimos entrevistar a su fundadora y directora, Ana Karen Ramírez.

Glow!: ¿Por qué es importante que las mujeres estudien tecnologías de la información y la comunicación (TIC)?

Ana Karen Ramírez: Actualmente sólo el 6% de la industria del sector tecnológico está liderado por mujeres. Hace 10 años las compañías que ahora valen miles de millones de dólares (Facebook, Instagram, Spotify, Twitter, Dropbox, Whatsapp, Kickstarter…) no eran lo que hoy son; algunas ni existían. La curva exponencial de compañías relacionadas con la tecnología está creciendo vertiginosamente. Nuevas carreras tecnológicas están apareciendo. Y es muy importante para la sociedad que la voz de las mujeres sea incluida en las decisiones que afectan a estas compañías, al gobierno y a las universidades. Hay pocas mujeres en la tecnología y la ciencia porque tal vez no saben que estas disciplinas son una gran oportunidad de desarrollo o bien, porque la sociedad y los medios les han impuesto un modelo erróneo de lo que ellas deben ser.

Glow!: ¿Cómo promueve Epic Queen el uso de las TIC entre las mujeres?

Ana Karen: Nosotros no promovemos el uso de TIC, sino la creación de estás. Estamos en un mundo que se rige por el consumismo de productos tecnológicos y deja de lado la creación tecnológica. Queremos un mundo donde haya más creadoras de tecnología en vez de solo consumidoras.

Glow!: ¿Nunca has pensado que si se sobre valoran las TIC, las disciplinas humanistas (filosofía, literatura, sociología…) se podrían venir a pique?

Ana Karen: Claro, y no sólo yo lo he pensado. Por ello ahora se está promoviendo una nueva iniciativa: “más STEAM para el mundo”. Te doy un poco de background, las siglas eran STEM que significaban Science (Ciencia), Technology (Tecnología), Engineering (Ingeniería) y Maths (Matemáticas), y se insistía mucho en estas materias. Pero recientemente alguien se dio cuenta del problema que se estaba generando en las humanidades y las artes. Se descubrió que en las escuelas el arte no era importante y por ello se decidió agregar a la ecuación una “A” que va de por medio y significa ART (Arte). De hecho, ahora se impulsa el estudio de las STEAM y no de las TIC.

Glow!: En cuanto a tecnologías de la información se refiere, ¿crees que en México está desapareciendo la brecha de género?

Ana Karen: No hay un dato exacto para México; de hecho necesitamos más estudios alrededor del tema pero lo que sí he visto es que cada vez se hace más visible la presencia de las mujeres que ya están en este sector. Y he visto también que los medios están empezando a incluirnos en sus artículos, entrevistas y ensayos. Esto es importante porque dicen que no puedes ser lo que no pudiste ver. Hoy podemos ver a más mujeres en el medio de la tecnología y en el futuro las niñas las tomarán como modelo a seguir.

Glow!: De acuerdo con tu vasta experiencia te preguntamos finalmente ¿empodera a las mujeres el uso de las TIC?

Ana Karen: Empodera a todos… A las mujeres (y a todos) porque la tecnología nos ayudan a crear y construir lo que soñamos ser.

Por Alejandro Acevedo


Publicación más antigua Publicación más reciente





#KeepGlowingOn

¡Síguenos en Instagram!


GLOW! TV

¡Está de regreso!
Déjanos inspirarte desde la mirada hasta el alma...
Conduce: Lina Holtzman Warszawsky

Síguenos en YouTube