Quiosco

Sororidad: Un Pacto Entre Mujeres

Marcela Lagarde, es una antropóloga mexicana, investigadora y catedrática de la UNAM, representante del feminismo latinoamericano y promotora de la “sororidad”.

Mujer contra mujer

¿Cuántas veces ha pasado por tu mente que tal o cual compañera de trabajo ha obtenido un privilegio laboral porque seguramente “anda” con el jefe? ¿Cuántas otras has pensado que la chica que se queja constantemente del acoso sexual que sufre se lo ha buscado ella misma por usar esos escotes y minifaldas “tan atrevidos”? ¿Y cuántas más has sentido que esa “amiga” que tiene tanto éxito con los hombres es porque es una “zorra”? Puede que no lo externes, pero, siendo honestos, la mayoría lo hemos pensado por lo menos una vez.

Lo peor del caso es que semejantes reacciones son ya inconscientes, no instintivas y sí una conducta aprendida e impuesta por una sociedad machista (patriarcal y androcéntrica) que nos ha enseñado a enfrentarnos entre mujeres por obtener la aceptación del macho alfa (En antropología se usa este término que originalmente designa al animal de la manada que ocupa la posición de líder y que es respetado y obedecido por el resto del grupo).

El Tren de la Libertad

En febrero de 2014, decenas de miles de mujeres, incluidas intelectuales, artistas y representantes feministas se dirigieron al Congreso de Diputados español para entregar el manifiesto “Porque yo decido” con el objetivo de echar abajo una reforma a la Ley de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo.

Este movimiento en defensa de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres es apenas uno entre muchos ejemplos en la historia (otros serían la llamada huelga de “Pan y rosas” de 1912, mediante la cual un grupo de trabajadoras textiles de Lawrence, Massachusetts, mujeres firmes, decididas y sobre todo unidas, logró modificar su panorama laboral en una época dominada por varones, o la revolución de los Pink Saris de 2006 en India) fue posible gracias a un lazo “invisible” pero positivo entre mujeres, que se llama “sororidad”.

El concepto

Marcela Lagarde, quien es una antropóloga mexicana, investigadora y catedrática de la UNAM, representante del feminismo latinoamericano y promotora de la “sororidad”, explica que esta es “una experiencia de las mujeres que conduce a la búsqueda de relaciones positivas y la alianza existencial y política, cuerpo a cuerpo, subjetividad a subjetividad con otras mujeres, para contribuir con acciones específicas a la eliminación social de todas las formas de opresión y al apoyo mutuo para lograr el poderío genérico de todas y al empoderamiento vital de cada mujer”. En breve: “una alianza entre mujeres, de apoyo mutuo para lograr el poderío de todas”.

Este pacto de hermandad entre mujeres deriva del feminismo contemporáneo y busca eliminar la misoginia y todas las formas de opresión y violencia patriarcal hacia la mujer a través de la cooperación activa y el apoyo mutuo del género femenino que contribuya al empoderamiento de cada mujer. Esta unión fraternal (o sororal, en este caso) y comunitaria es una herramienta para lograr tales objetivos y construir una sociedad igualitaria.

Unidas venceremos

Rompamos con este y todos los modelos patriarcales que fueron creados para enfrentarnos, dividirnos y enemistarnos entre mujeres. Juntas, en hermandad, en sororidad, más allá de cualquier diferencia étnica, cultural, ideológica, política, económica o social, simplemente reconociéndonos como mujeres, como iguales, lograremos el cambio.

Por: Mónica G. Shimizu


Publicación más antigua Publicación más reciente





#KeepGlowingOn

¡Síguenos en Instagram!


GLOW! TV

¡Está de regreso!
Déjanos inspirarte desde la mirada hasta el alma...
Conduce: Lina Holtzman Warszawsky

Síguenos en YouTube