Quiosco

Te presentamos a Mahershala Ali

Antes que actor, antes que esposo, antes que padre, Mahershala Ali se define a sí mismo como un hombre de fe. Y esto no significa que el californiano de 42 años, anteponga a cualquier decisión personal y profesional su pertenencia a la comunidad ahmadía del islam.

Antes que actor, antes que esposo, antes que padre, Mahershala Ali se define a sí mismo como un hombre de fe. Y esto no significa que el californiano de 42 años, anteponga a cualquier decisión personal y profesional su pertenencia a la comunidad ahmadía del islam. Simplemente, dice que la fe es la guía de su vida espiritual, la cual no comulga con el fanatismo ni se ciega ante ninguna realidad.

Así que, sostén bien tu celular, es momento de que sepas un poco más sobre este estupendo actor.

 

 

  • Se convirtió al islam hace más de 20 años por invitación de su esposa, Amatus Sami Karim. Quedó fascinado ante los ecos de la oración y los movimientos del cuerpo.
  • Se toma su tiempo para hablar y parece ser siempre muy analítico en cada conversación.
  • Es un hombre que no se toma nada a la ligera. “Jamás he pensado en mi trabajo como un vehículo de reconocimiento y satisfacción para la vanidad. Nunca he pensado en que un premio me hace mejor o peor persona”, dice el actor de Moonlight.
  • Su papel de Remy Danton en House of Cards, lo puso en el radar de los productores, agentes y directores y fue así como el director Barry Jenkins, lo ubicó.
  • Brad Pitt (uno de los productores ejecutivos de Moonlight) fue quien le dio el empujoncito que necesitaba cuando lo conoció en el set y le dijo que “haría el papel de su vida”.
  • Su esposa se dedica a la actuación y la composición y se conocen desde la universidad. Ahora esperan a su primer hijo.
  • Curiosamente dice que lo que menos le ha llamado la atención de todas las premiaciones a las que ha asistido, son las bolsas de regalos, pues no considera que sean esenciales ni en su estilo de vida ni en su rutina cotidiana.
  • Su mejor momento del día a día, el que más le ilusiona y lo hace sentir en paz, es cuando hace oración.

“La oración es un acto de introspección y no me gusta hablar de algo tan íntimo porque es como desnudar, más que el cuerpo, el alma, pero, sí, la oración me ayuda a encontrar fortaleza, a entender, a no apasionarme y a ser objetivo respecto a lo que sucede en el mundo y lo que veo y cómo puedo hacerme más fuerte”.  -Mahershala Ali

Por: Max Emilio Bassarelli


Publicación más antigua Publicación más reciente





#KeepGlowingOn

¡Síguenos en Instagram!


GLOW! TV

¡Está de regreso!
Déjanos inspirarte desde la mirada hasta el alma...
Conduce: Lina Holtzman Warszawsky

Síguenos en YouTube